Si tuviéramos que elegir unos diseñadores del diseño industrial del siglo XX, sin lugar a duda serían los hermanos Castiglione. Quienes diseñaron esta pieza tan icónica: “Sella”. Este asiento es una muestra de la forma de diseñar e inspirarse, pues eran unos apasionados de los rastros y les encantaba llevarse cachivaches abandonados a su estudio, un palacete de la Piazza Castelló, en el centro histórico de Milán. Seguramente fue desde allí donde diseñaron este particular taburete en 1957. Mostrando que la inspiración está en todas partes. 

El taburete Sella diseñado para la firma italiana Zanotta se ha convertido a día de hoy en todo un objeto de deseo.

Está compuesto por un sillín de carreras en negro de época, con el tubo metálico pintado de rosa como el de la “Maglia rosa” color propio del vencedor del Giro Italia y una base curva es de hierro fundido, que le da estabilidad, a la vez que un juego de movimiento que invita a ponerla a prueba en sus diversas posiciones. Constituye un elemento decorativo que ayuda a dar una fuerte personalidad allí donde se coloque.

La creatividad en muchas ocasiones es el resultado de la constante observación de los objetos y los espacios que nos rodean. Este taburete es un claro ejemplo de ello, como a partir del sillín de una bicicleta surge un taburete que tenga tanta personalidad.

Y si pensamos en ciclismo es muy fácil recordar la Vuelta Ciclista a España, un hito dentro del deporte español. Por ello se descontextualiza en uno de los parajes de la vuelta ciclista, haciendo un guiño a este deporte y los hermosos paisajes que nos ofrece la geografía española.

Fotografía: Nuel Puig

Agradecimientos: Cosín Room.