VIABIZZUNO_TIERRA_04_SINMAS_SIGFRIDOYMATEO_SINMAS_STUDIO_INTERIORISMO_ARQUITECTURA_INTERIOR_DISEÑO_VALENCIA_CASADECOR_CASA_DECOR_CDICV_VALENCIA_SIGFRIDO_SERRA_MATEO_CLIMENT_INTERIOR_DESIGN

Hay acontecimientos en la historia, que han supuesto toda una revolución en la sociedad. Uno de ellos es el de Tomas Edison, la bombilla e27, la cual tenía la capacidad de iluminar donde había oscuridad.

Pero la iluminación es mucho más que poner luz a los espacios, es entablar un dialogo entre las luces y las sombras, para crear el ambiente perfecto en cada momento. Y así es como lo conciben Mateo Climent y Sigfrido Serra del estudio de arquitectura interior SINMAS. 

Para conseguir este efecto en los espacios que diseñan se rodean de la firma italiana Viabizzuno; excelencia y futuro de la iluminación.

Viabizzuno es mucho más que luz, es la capacidad de combinar presencia con la ausencia, exaltar un elemento o un espacio, jugar con el espesor de la luz, empleándola como elemento arquitectónico, haciendo de la sombra un elogio… teniendo la capacidad de fabricar luz, crear emociones de la nada.

VIABIZZUNO_TIERRA_09_SINMAS_SIGFRIDOYMATEO_SINMAS_STUDIO_INTERIORISMO_ARQUITECTURA_INTERIOR_DISEÑO_VALENCIA_CASADECOR_CASA_DECOR_CDICV_VALENCIA_SIGFRIDO_SERRA_MATEO_CLIMENT_INTERIOR_DESIGN

Una de las creaciones de Viabizzuno es la n55 diseñada por Mario Nanni, la luminaria concebida como la evolución de la e27. 

La n55 surge después de que su diseñador visitara a grandes arquitectos durante una semana y preguntándoles que necesitaban, nace n55, una luminaria que tiene la capacidad de ser versátil, adaptarse a cada espacio y que aporta la luz idónea en cada momento.

El estudio SINMAS ubica la luminaria n55 en una fábrica;

esta luminaria es muy versátil, sus acabados son intercambiables, ecológica, bajo consumo, duradera, con gran calidad de luz, y alta eficiencia luminosa, y fácilmente reemplazable.

La n55 se proyecta y “fabrica” de forma exclusiva, en cada proyecto. Su acabado de vidrio muestra el respeto al origen y a los oficios del pasado.

Es la luminaria del presente, y sin lugar a dudas, del futuro.