Vivienda Camins al Grau – SINMAS: Studio

El estudio de interiorismo SINMAS proyecta una reforma integral de esta vivienda, partiendo de una distribución compleja que aboca al espacio  a  una  falta  de  luz generalizada.

Sus propietarios buscaban un espacio luminoso, amplio, confortable y funcional.

El proyecto tiene su punto de partida en el derribo de todos los parámetros verticales, permitiendo así crear, idear, diseñar el nuevo espacio,  una  nueva  distribución que maximiza la iluminación. 

La eliminación de los pasillos, la fusión de espacios o la ampliación de ventanales permiten esa casi apología de la luz.

Partiendo de una vivienda amplia, se crean espacios más abiertos, compartidos. La eliminación de puertas y estancias, la linealidad del pavimento, los colores de las paredes y el papel pintado ayudan a crear volúmenes y espacios sin necesidad de tabiques. La distribución de los 140m2 tras la reforma se reparte en salón-comedor-recibidor, cocina, estudio, habitación principal con baño en suite, un segundo dormitorio y un segundo baño.

El objetivo, conseguir unas líneas puras pero, a la vez, cálidas, aprovechando al máximo la luz natural y sin perder la confortabilidad que debe primar en todo hogar.

El papel pintado se utiliza para romper el plano lineal y ayudar a crear ambientes diferenciados. Se ha tenido en cuenta su combinación con la disposición  de la iluminación, tanto natural como artificial, para así conseguir aportar calidez. El color azul es el protagonista de los papeles pintados utilizados en las distintas estancias de la casa, aportando coherencia y una gama cromática similar es toda la vivienda.

Un espacio para vivirlo, para disfrutarlo, pero que sea funcional, cómodo, práctico. Así se concibe la estancia reina de esta vivienda, la que más disfrutarán sus propietarios. En esta cocina se ha tratado de disponer de la mayor bancada posible, llevando a un lado los muebles altos y de almacenaje.  El papel pintado imprime carácter a esta cocina, en la que se ha dispuesto un sistema de iluminación móvil  mediante imanes, que permite disponer de más luz en el punto en que se necesite en cada momento. El pavimento de la cocina, y de toda la vivienda, es un porcelánico que imita a un mármol, de gran formato para conseguir un mayor efecto de amplitud.

Además de la nueva distribución interna de la vivienda, la eliminación de pasillos y la ampliación de ventanales, la iluminación artificial también ha sido cuidada al extremo. Se ha ocultado el sistema de iluminación y se han colocado bañadores en determinadas zonas de la vivienda que se activan mediante sensores de movimiento, sumando confortabilidad al hogar. La disposición de la iluminación se ha estudiado y analizado a fin de preservar uno de los objetivos fundamentales de este proyecto: que se haga la luz de la manera más natural posible.

El baño principal, integrado en el dormitorio, se ha convertido en un espacio para relajarse. Una bañera confortable con una estantería decorativa son las protagonistas de esta estancia, a las que acompañan un lavabo de Kryon, un mineral compacto de nueva generación. Los colores claros, la delicada iluminación y las líneas sencillas permiten crear un ambiente íntimo, relajado, agradable.